sábado, 14 de noviembre de 2009

Enhorabuena, María


Hace ya algunos años tuve la suerte de presentar la primera exposición de María Pulido. Tuvo lugar en Pozoblanco durante el mes de mayo de 2007.
Esta semana le ha sido concedida la beca Gaudy (por 2º vez) del Círculo Catalán de Córdoba, que le permitirá a esta magnífica artista perfeccionar sus conocimientos esn la escuela Massana de Barcelona.
En aquella ocasión dije entre otras cosas de María...

 …María Pulido resuelve con gran madurez todos los problemas técnicos de la acuarela, siendo esta madurez el resultado del trabajo constante y de la experimentación de que hace gala en sus trabajos...
…Su trabajo es real, sin los vacíos artificios de muchas propuestas actuales y lejos de tantas muestras repetitivas en cuanto a tema, técnica, fondo y forma…
…Su dibujo es libre, fresco y espontáneo. Nunca vemos en sus cuadros esa línea pretenciosa que pretende encerrar un fragmento de realidad, sino un grafismo matizado y expresivo que juega con el color y la textura para crear esas formas tan frescas, sugerentes y evocadoras de sus delicadas flores…
…Y como un amante agraviado me siento ante su obra por su desparpajo técnico, porque es original, porque es de verdad, pero sobre todo, por la insolencia de su edad.
 Hoy añado a esto que el tiempo me está dando la razón y que nos encontramos ante una artista de gran proyección y de la que vamos a escuchar hablar mucho.
Aparte de eso, quiero añadir que me satisface mucho reconocer desde aquí su valía no solo como artista, sino también como persona.
 ... y encima tiene unos ojos tan bonitos como los de su madre.




Las dos acuarelas de esta entrada son obra de María Pulido Aguza,
en la foto pequeña María y yo, pintando en Montoro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario