Ir al contenido principal

A un hombre bueno


Nunca te conocí personalmente, Miguel. Tu obra se acercó a mí quizás, por el empeño de una maestra - Doña Antoñita - a finales de los 70.
Aquella vez fue una revelación, porque de la mano de "el mochuelo", aprendí quienes eran "las lepóridas" y lo que sucede a un gato tras recibir la luz del sol tamizada por una lente de aumento.
Más tarde descubrí a Marío, al que incluso me atrevo a decir que conocí tras la presentación que nos hizo Lola Herrera en el Gran Teatro de Córdoba.
Luego vinieron "El tesoro", "El Hereje"... En fin: muchas más horas que las que pasé con Mario.
Y que decir de Azarías....

Buena caza.

“Aunque viví hasta el 2000..., el escritor Miguel Delibes murió en Madrid el 21 de mayo de 1998, en la mesa de operaciones de la clínica La Luz. Esto es, los últimos años literariamente no le sirvieron de nada.

El balance de la intervención quirúrgica fue desfavorable. Perdí todo: perdí hematíes, memoria, dioptrías, capacidad de concentración... En el quirófano entró un hombre inteligente y salió un lerdo. Imposible volver a escribir. Lo noté enseguida. No era capaz de ordenar mi cerebro. La memoria fallaba y me faltaba capacidad para concentrarme. ¿Cómo abordar una novela y mantener vivos en mi imaginación, durante dos o tres años, personajes con su vida propia y sus propias características? ¿Cómo profundizar en las ideas exigidas por un encargo de mediana entidad? Estaba acabado. El cazador que escribe se termina al tiempo que el escritor que caza. Me faltaban facultades físicas e intelectuales. Y los que no me creyeron y vaticinaron que escribiría más novelas después de El hereje, se equivocaron de medio a medio. Terminé como siempre había imaginado: incapaz de abatir una perdiz roja ni de escribir una cuartilla con profesionalidad.

No me quejaba. Otros tuvieron menos tiempo. Al fin y al cabo, setenta y ocho años son bastantes para realizar una obra. Le di gracias a Dios, que me permitió terminar El hereje, y me dediqué a la vida contemplativa. Las cosas que intenté no eran serias. Con mi hijo Miguel hicimos un libro sobre el cambio climático, en el que no intervine más que para hacer preguntas propias de un ciudadano preocupado, pero no aporté una sola idea. En Muerte y resurrección de la novela di a la estampa algo que tenía hecho para dar la sensación de que trabajaba, de que aún disponía de una vida activa.

Los optimistas que sobreviven a un cáncer suelen decir que lo vencieron. Yo no me atrevo a tanto. Los cirujanos impidieron que el cáncer me matara, pero no pudieron evitar que me afectara gravemente. No me mató pero me inutilizó para trabajar el resto de mi vida. ¿Quién fue el vencedor?

Y bien: cuando mi obra, dicho lo dicho, está concluida, y por tal la doy, veo con satisfacción que los prestigiosos editores de Círculo de Lectores y Ediciones Destino se ocupan ahora de recopilarla y reunirla en los siete volúmenes que van a configurar esta serie. Cada volumen, además, irá prologado por un destacado estudioso de mi obra. ¿Qué hacer sino sentirme halagado y agradecido? Si mi primera novela apareció en 1948 —hace ahora sesenta años— y la última en 1998, ha sido media centuria, la segunda del siglo XX, la que me he ocupado escribiendo y publicando libros. Y siempre con el beneplácito de mis lectores. También a ellos, y a cuantos ahora se asomen a las páginas de estas Obras completas, quiero agradecer sinceramente su benevolencia y fidelidad”.

mayo de 2007

Miguel Delibes


Comentarios

Entradas populares de este blog

Mi caballete portátil

Carlos, desde México, me preguntó hace pocos días por el tripie que uso para pintar. No ha sido el único en mostrar interés por este objeto que yo he adaptado. He tardado un poco desde vuestras primeras demandas, pero como veréis he querido mostrároslo de la mejor forma posible.

En esta primera imagen se puede apreciar que en realidad es un viejo (más de 20 años) trípode fotográfico de aluminio, bastante pequeño y estable, además de muy ligero. En dos patas tiene dos abrazaderas cuya misión es sujetar un pequeño tablero para colocar el agua y la paleta. Observaréis también que el cabezal oscilante esta fijado a un pequeño tablero...

que recubierto con dos tiras de velcro adhesivo tiene la función de fijar de forma muy firme el tablero que uso para pintar.


Este es el soporte para los materiales. Las forma de las ranuras es para que quede completamente fijado a las abrazaderas de las patas anteriores del caballete.

Cabezal montado en el trípode

El equipo totalmente dispuesto para empezar a p…

Los pinceles de acuarela II

TIPOS DE PELO Existen dos grandes categorías en el tipo de pelo: ·Naturales §Marta: Tradicionalmente es el más reputado de todos y proceden de la variedad Kolinsky que tiene su hábitat en  Siberia y Mongolia. Solo se utiliza el pelo de la punta de la cola y de ahí su elevadísimo precio. Se caracteriza por ser un pelo con gran capacidad de absorción de agua, regularidad al depositarla uniformemente en el papel, punteado muy sutil y proporciona una gran variedad de trazo, todo esto, recuperando su forma perfectamente. §Marta roja: Similares características a la marta Kolinsky aunque los pelos son algo más delgados y cortos. Si son de calidad es casi indistinguible de los anteriores y con mejor precio §Ardilla: Pelo muy suave y absorbente pero con muy poco nervio. Los más apreciados son los de “petit gris” o ardilla canadiense. Es muy útil para lavados amplios y generalmente se presenta con una forma muy abombada §Oreja de buey: Se usan los pelos de la oreja del buey, siendo este un pelo más …

Paletas

Estas son mis paletas habituales, aunque he de decir que uso con más profusión las dos medianas porque una es la que llevo habitualmente en el bolso diario, y la otra en mis desplazamientos cuando imparto algún taller o curso. Como se puede apreciar son todas de plástico ya que las metálicas que he usado durante muchos años, tienden a enmohecerse con las consecuencias que ello origina en la pintura (la suciedad o el óxido).

La primera es una paleta fabricada por Winsor & Newton, muy bien pensada y bastante versátil. No la uso mucho, pero es ideal para llevar en la guantera del coche o en cualquier desplazamiento.

Esta si que la utilizo, tanto en casa como al aire libre. Adquirida en Gran Bretaña en www.frankherringandsons.com y hay que decir que el tamaño es ideal. Se abre y deja 4 espacios de mezcla estupendos y aptos para lavados amplios y, además se puede rellenar directamente del tubo o bien introducir godets completos (en mi caso de Smincke). Viene de casa con una ranura par…