lunes, 30 de agosto de 2010

Inspiración

Siempre hay momentos en los que la inspiración nos deja olvidados definitivamente. Así me ha ocurrido muchas veces y pasa un día y otro sin ejercitarme con algún dibujo, mancha o borrón. Hace bastante tiempo que me propuse que esto no ocurriera. Entonces decidí dibujar cualquier cosa por insignificante que fuese. Lo más inmediato fue dibujar los pequeños objetos que me rodeaban e intentar que no pasara ni un solo día sin al menos haberlo intentado...


No hay comentarios:

Publicar un comentario