miércoles, 16 de marzo de 2011

El papel en la acuarela II


ACABADO SUPERFICIAL DEL PAPEL

Los papeles de acuarela se suministran en tres tipos de acabado o textura: en bruto, prensado en frío, y prensados en caliente. Muchos papeles tienen una textura diferente por cada cara, creados por el entramado de la malla de alambre del molde y por el fieltro del otro lado. La calidad y la diferencia entre unos papeles y otros depende del tipo de fabricación de papel, de la maquinaria usada, de la calidad de la pulpa, y el proceso de secado.

El papel en bruto o rugoso se seca a medida que se saca del molde y sin presionar, quedando una textura áspera. La hoja en bruto es normalmente la más absorbente y la que crea mayores texturas al interactuar con el pigmento.

Prensados en frío (también llamado "NOT", que significa" no prensados en caliente ") es el papel que pasa por unos cilindros que ejercen una determinada presión sobre este. Esa presión en frío da la hoja de una textura granulada que lo hace más apropiado para la acuarela. Puede tolerar una cierta cantidad de correcciones o levantados de pigmento y es muy agradable para casi cualquier estilo de la pintura, siendo además muy estable.

Prensados en caliente es aquel en que las hojas, son presionados por cilindros de metal pulido a alta temperatura y presión, creando una dilatación y expansión de la fibra que le confiere un suav
e acabado liso. Estas hojas tienden a mostrar colores más brillantes: el encolado superficial y la densidad de su fibra resisten la absorción de la pintura para que la pintura se quede en la superficie, siendo su inconveniente el que la falta de absorción tiende a producir un secado desigual. Este papel se adapta especialmente a los estilos de pintura que desea acentuar las irregularidades del secado o estilos donde se precisa un acabado detallado.



No hay comentarios:

Publicar un comentario