lunes, 18 de junio de 2012

Los pinceles de acuarela I *




El pincel viene a completar la trilogía iniciada hace dos años sobre los materiales indispensables para el acuarelista: colores, papel y para concluir un surtido de pinceles con la forma, dimensiones, pelo y calidad con los que el acuarelista se sienta identificado y cómodo.
La primeras formas de extender una pigmento sobre una superficie fue con toda seguridad con la mano y los dedos, apareciendo después el estampado, el soplado y una suerte de pinceles rudimentarios que consistían en pequeñas varitas vegetales machacadas por un extremo hasta conseguir una especie de deshilachado que haría las veces del pelo o fibra que hoy los sustituye.
Al igual que la elaboración de las superficies para pintar y la molienda de los colores y su temple exacto, el pintor  también debía de poseer los conocimientos fundamentales para la elaboración de los pinceles, como bien nos explica el artista del “quatrocento” italiano, Cennino Cennini en su “tratado de la pintura”.
El pincel es un instrumento fundamental, pues supone una prolongación de la mano del artista que extiende el lavado sobre la superficie de nuestro papel. Es fundamental para el artista, pero sobre todo para aquel especializado en la acuarela, conocer las distintas capacidades, características y posibilidades de esta singular herramienta de trabajo.


PARTES DEL PINCEL
Las partes básicas de un pincel son: mango, férula y el pelo.
            El Mango. Es la parte por donde agarramos el pincel y básicamente se usan dos longitudes, una larga para óleo y acrílico, y otra corta para técnicas al agua, aunque en esto hay gustos de todo tipo. En el mango es importante que esté equilibrado y sea cómodo al usarlo. Normalmente se hacen de madera barnizada en varias capas para protegerlo de la humedad y/o los disolventes. Actualmente se encuentran no solo en su tradicional forma cilíndrica abombada, también los hay cilíndricos, de metacrilato, engomados, de sección ligeramente triangular (para que no resbalen), retráctiles, plegables etc. En el mango es donde el fabricante aprovecha para colocar su marca, la serie ala que pertenece el pincel y en muchos también el tipo de pelo o fibra con la que se fabrica.
            La virola. Es el punto que une el mango al mechón. Se fabrica generalmente con metales resistentes a la corrosión como el cobre o latón recubiertos de níquel o incluso con baños de oro. Suele tener un par de estrías (triple en los escoda) para asegurar el mechón al mango y evitar que el agua se filtre en su interior. Los de calidad no suelen tener junta o soldadura. Otros pinceles de acuarela imitan el tradicional encapsulado de pelo con el cañón de una pluma de ave y alambre de latón dorado.
            El mechón. Es la parte esencial del pincel y está formada por pelo o fibra artificial que nos servirá para extender la pintura sobre el papel. 



*El presente artículo ha aparecido en la revista Acuarela Información, editada por la Agrupación de Acuarelistas de Andalucía correspondiente al año 2012.
Texto y fotos: Antonio L. Cosano.


No hay comentarios:

Publicar un comentario